Wu Zetian: rendir pleitesía mediante sexo oral

Wu Zetian. Posiblemente una emperatriz sexualmente muy satisfecha.

Wu Zetian. Posiblemente una emperatriz sexualmente muy satisfecha.

Estos últimos días se han vuelto a poner de moda los temas referentes al sexo oral, y es que Michael Douglas hizo unas polémicas declaraciones recientemente en las que explicaba la relación entre el cáncer de garganta que había sufrido y la práctica del cunnilingus que supongo que todos vosotros (¡sobre todo vosotras!) conoceréis bien.

No se trata de echar una charla en este blog sobre los peligros de las ETS (enfermedades de transmisión sexual), ni sobre las virtudes que tiene el sexo oral (siempre que se de entre personas de confianza), NO, ¡en este blog vamos a seguir en nuestra línea por lo que vamos a seguir indagando en la vida de las celebrities de antaño!, y es que viene al caso hablar de “la reina del connilingus”: la china Wu Zetian.

Si se hiciese una nueva película sobre vida sobre esta mujer, ésta tendría que llevar, inevitablemente, carga erótico festiva. Pero vamos ya ha contar quien era para aquellos que aún no la conocen.

Sobre su vida hay muchas suposiciones, por eso “hay que cogerlo todo con pinzas”. Procedente de una familia aristocrática, nació hacia el año 625 y siendo aún una niña, ingresó en el harén del emperador Taizong. Por cierto, que Wu Zetian estuviese ya en el harén no implica que tuviese ya relaciones sexuales. La vida de esta mujer sufrió un gran cambio tras la muerte del emperador, pues le sucedió su hijo, Tang Gaozong, y con este sí que se sabe que “hubo tomate”. Puede que incluso empezasen a tener lío antes de que el padre de Tang muriese, y todo esto no estaba exento de escándalo.

Wu Zetian, convertida en concubina de Tang, siguió mejorando su status y llegó a convertirse en emperatriz consorte. Creo que no hace falta contar que se llevaba “a matar” con la emperatriz Wang, primera esposa oficial de Tang. Pero Wu consiguió quitarse de encima a sus rivales, tanto la concubina Xiao como la emperatriz Wang, acusadas de asesinar a una hija que debió tener Wu, según se cuenta, esta última torturó a las otras dos hasta la muerte.

Aquí empieza la leyenda negra de Wu Zetian porque al empeorar la salud del emperador, ella empezó a gobernar en la sombra. Se comenta que ella misma envenenaba al emperador para mantenerlo débil y que llegó a matar a su propio hijo mayor por revelarse a su poder. Wu trató de eliminar cualquier obstáculo y por su orden murieron varios ministros.

Finalmente, al morir el emperador, pasó a heredar uno de sus hijos, pero sólo seis semanas después, Wu consiguió que éste hijo fuese sustituido por otro más manejable (se dice que envenenó al primero), pasando a ser ella la que de verdad llevaba las riendas de todo. Wu no tardó mucho en darse cuenta de que no necesitaba gobernar a la sombra de sus hijos y decidió comenzar a hacerlo de forma pública y oficial, siendo la primera y única mujer que ocupó el trono imperial en la historia de China.

Alguien se preguntará ¿dónde está el sexo? ¡prometieron sexo al empezar esta entrada! Pues bien, nos queda por contar, que según se dice, la emperatriz obligaba a todos los dignatarios que la visitaban a rendir pleitesía mediante la realización de un cunnilingus. Además se dice que cuando tenía unos 72 años creó un harén con muchachos, pero déjenme poner muchas de las cosas que se han dicho sobre Wu Zetian en cuarentena.

Tanta leyenda negra ¿no encaja con el ideario de una sociedad que se oponía al poder de las mujeres? ¿qué mejor forma de asegurar que el poder no vuelva a manos de las féminas que convirtiendo el ejemplo de la única que lo ha conseguido en una historia cruenta que alecciona sobre los males que sobrevienen cuando es una mujer quien gobierna?

Tal vez algún día se sepa toda la verdad. Desde “¡Cómo Osas!” expresamos nuestro deseo de que se siga investigando.

Si queréis profundizar más sobre estos temas, sólo tenéis que hacer click en los hiper-enlaces. Como casi siempre, Wikipedia es nuestra fiel amiga 😉

L. Álvarez

Anuncios